Lo último

Karius, la soledad del portero

Desde el día que decides serlo, sabes que el portero es la soledad en sí mismo. Tienes tiempo para pensar, reflexionar, meditar. Y no ayuda, en la mayoría de las ocasiones. Nunca descubrirás la generosidad de un compañero que llega a doblar cuando estás en problemas, nunca entenderás el altruismo de otro compañero al servir la asistencia al delantero que marca. Siempre estás ahí, solo. En la línea de gol, tal vez unos pasos más allá, si tus compañeros se abrazan, estás demasiado lejos, y estarás igualmente solo cuando te hayas equivocado.

 

Loris Karius tuvo 2 errores grotescos. El primero, como los que suceden en los videojuegos pixelados de la Playstation, cuando robabas el balón al portero y goleabas. Benzema marca un destino que, después de ese error, ya está escrito. Los compañeros habían empatado el marcador, con un suspiro de alivio del 1 de los Rojos después del gol de Mané. Luego, la belleza del gesto de Bale, aplausos, solo aplausos. O una mano que golpea el aire, como la de Zidane. Finalmente, otro lanzamiento del galés. Fuerte pero inofensivo, poderoso pero central. Y allí, de vuelta a la soledad, que te hace reflexionar, tienes a tu mente pensando. Y eso marca la diferencia (“La despejo de puños, la bloco…”). Mirando hacia atrás después de que la pelota rebota en sus manos, la red se hincha, Karius se rompe en el suelo. Roto. Solo.

 

El silbato triple del colegiado, Modric consolando a su compatriota Lovren, jugadores madridistas que celebran y aplauden. Los de Liverpool sufren juntos, con ojos brillantes, en el medio del campo. Y allí, en la línea de gol, tal vez unos pasos más adelante, él, Loris Karius. El primero en ir a consolar, en teoría. El último, en la práctica. Se acerca Bale, su verdugo, el que definitivamente lo ha noqueado. John Achterberg, entrenador de porteros del Liverpool, y Danny Ward, el tercer portero de los Reds, que lo entienden, gente que desde niño tomó su propia decisión, la soledad. Entonces, nadie más. Dejado solo por sus compañeros después de una noche de pesadilla, Karius trata de mirar a sus aficionados, mano a pecho y sinceras disculpas a aquellos que vieron un sueño escapar de sus manos. Y ellos, los de The Kop, aplauden. “Nunca caminarás solo” cantan . Vieron a Grobbelaar y Dudek bailar, ahora vieron a Karius caer. Solo. Lo normal.

Check Also

Nike Mercurial Touch ¿la revolución definitiva en los guantes de portero?

Parecía que Nike estaba dormida en los laureles. Su Grip 3 desde hace muchos años …

Alisson Becker, el tapado

De Gea, Courtois, Donnarumma… ¿y alguien más? Sí, el ‘tapado’ de la portería para el …

Víctor Valdés se retira del fútbol profesional

Una noticia triste para todos aquellos que amamos la portería. Víctor Valdés Arribas cuelga los …

SORTEAZO DE BOTAS ADIDAS EN COLABORACIÓN CON FUTBOL EMOTION

Junto a nuestros grandes amigos de Futbol Emotion , nos hemos animado a premiar a …

Sergio Asenjo sufre su cuarta rotura de ligamento cruzado

Se confirmaron los peores presagios y Sergio Asenjo sufre su cuarta lesión del ligamento cruzado …

Opina sobre ello!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: